Detector de Billetes Falsos

¿Trabajas con grandes cantidades de billetes y necesitas asegurarte que no quieren estafarte dándote dinero falso? Pues entonces es hora de que adquieras detectores de billetes falsos.

( ℹ️ Pincha en las imagenes para mas informacion. )

Listado de Maquina para Detectar Falsificaciones de Billetes.

Sonará extraño que una máquina pueda decirte si un billete es falso, sobre todo porque ha habido casos de billetes que de verdad son imitaciones casi exactas. Lo que no saben estos estafadores es que existen máquinas con un mecanismo que detecta las falsificaciones en cuestión de segundos.

Esto hace a los billetes falsos completamente inútiles y favorecen tus negocios y economía. No dejes que sé aprovecharse de ti y comprueba los billetes con una máquina que tenga detectores de billetes falsos.

El Mejor Detector Billetes Falsos

Los billetes falsos han existido desde que se inventó el dinero por allá en el siglo 7 antes de Cristo.

Detectores de Billetes Falsos

Y desde la aparición de estos, los quebraderos de cabeza por intentar detectarlos rápidamente no han faltado en ningún momento, por suerte para nosotros, estamos viviendo una era tecnológica donde los avances se dan a pasos agigantados, basta con pensar que nuestro móvil es más potente que el ordenador que llevó el hombre a la luna, para entender la magnitud del avance tecnológico, los detectores de billetes falsos han evolucionado gracias a los avances tecnológicos, hoy te vamos a presentar las variedades, utilidades y el detector de billetes falsos qué consideramos el mejor de 2017.

¿Qué Tipo de Detector de Billetes Falsos es Mejor?

Tal y como los estafadores perfeccionan cada vez más los billetes falsos, para hacer que sean cada vez más difíciles de detectar, los ingenieros encargados de diseñar los detectores de billetes falsos se ocupan de hacerlos cada vez más rápidos y efectivos.

Por esta razón que el precio no debe ser tu prioridad cuando andas buscando comprar un detector de billetes falsos, primero debes preguntarte qué tan rápido realiza la detección y qué tan fiable es la misma. Veamos cuáles son los tipos más comunes y cómo funcionan.

El Detector Rotulador

Se trata de un rotulador especial, solo raya sobre los billetes falsos dejando a los originales intactos. La gran desventaja de este dispositivo es que es de uso manual, por  lo que no es recomendable si necesitas comprobar gran número de billetes.

Detector por Luz Ultra Violeta

Los detectores por luz ultravioleta son los más comunes, estos lo que hacen es mostrar las marcas que poseen los billetes y solo son visibles bajo la luz ultravioleta.

Sin embargo tienen un talón de aquiles, y es que actualmente hay billetes falsos con estas marcas, haciendo de este tipo de detector poco fiable.

Detector con Sensor Magnético y Ultravioleta

Esta es la evolución del detector anterior, al tener sensor magnético, este dispositivo es capas de detectar no solo las marcas ultravioleta, también detecta las tintas magnéticas y el filamento de metal.

Esto brinda mayor seguridad, ya que es verdaderamente difícil que un billete falso reúna todas estas características.

Contadora de billetes

Estos son los mejores para mucho, cuentan los billetes y verifican su originalidad al mismo tiempo, son 100% fiables, el problema es que son mucho más caros que los anteriores, lo bueno es que son ideales para revisar un gran número de billetes.

Detectalia D7 el mejor Detector Billetes Falsos

Este es para muchos el mejor detector de billetes falsos, puede detectar con total fiabilidad de 5 monedas diferentes.

La única pega es que no garantiza 100% de fiabilidad en caso de que el billete se encuentre muy deteriorado, sin embargo, es el más preciso de todos ya que usa 7 sistemas de detección diferentes.

¿Qué Métodos Existen para Verificar que un Billete es Real?

Los billetes son hechos con tintas especiales las cuales reaccionan a varios fenómenos. Uno puede ser la luz infrarroja. Esta tinta especial puede tener comportamientos donde se le incide luz infrarroja y brilla o se oscurece. Si no sucede ninguna de las dos el billete es falso. Esto, por supuesto, no puede apreciarse por el ojo humano pero si por una máquina especial sensible a dicho tipo de luz. Similar a este principio está la tinta ultravioleta que reacciona a la luz del mismo nombre, emitiendo un brillo.

Están los rotuladores que marcan el billete con una tinta. Si el billete es real la tinta se verá amarilla y si el billete es falso la tinta marcará en color negro. Este método no es tan confiable porque con los avances y descubrimientos tecnológicos se han desarrollado tintas resistentes a este tipo de rotuladores.

Los billetes pueden pasar también por detección magnética. Ellos tienen hilos de metal colocados en partes específicas, además de códigos no visibles con tinta magnética. Solo una máquina especial puede detectar estos tipos de metales y comprobar que son reales.

Los bancos emplean complicados patrones en la tinta cuando imprimen los billetes, esto con motivo de hacer sumamente difícil su falsificación. De esta manera existen máquinas que detectan los espectros de colores para comparar con la imagen guardada de un billete de misma denominación para verificar que es igual al de uno real.

¿Cómo funcionan los detectores de billetes falsos?

Normalmente estos detectores emplean combinaciones de métodos ya descritos con el motivo de descartar más posibles falsificaciones. Mientras más métodos contenga más sofisticada y costosa será la máquina aunque será más eficiente haciendo su trabajo. La mayoría de máquinas hoy en día solo necesitan que se introduzca un billete, lo analizan por menos de un segundo y son capaces de decir si el billete es falso o no con un porcentaje de veracidad de 99.99%. Por supuesto esto basándonos en los tipos de análisis que efectué la máquina en el billete.

Existe una eterna lucha entre las compañías delictivas tratando de crear billetes falsos más convincentes y las empresas de seguridad que se encargan de crear y optimizar maneras para detectarlos. La tecnología está avanzando exponencialmente y existen máquinas que pueden realizar variedad de procesos de comprobación en cuestión de segundos.

Estas son los detectores de billetes falsos. Dependiendo del tipo de máquina te dará una sola respuesta: real o falso. Con el paso del tiempo estas han mejorado sus tecnologías y se han vuelto compactas y portátiles hasta tal punto que cualquier comerciante puede tener una en su establecimiento y comprobar los billetes que le dan como pago por su mercancía. De esta manera se protegen de cualquier posible estafa y salvaguardan su economía. Hablaremos de varios métodos que emplean estas máquinas para chequear si un billete es real.

¿Por qué Comprar Detectores de Billetes Falsos?

¿Cómo puede saber alguien si un billete es falso? Es cuestión de fijarse en algunos detalles de los billetes y hacerlos pasar por pruebas con luz ultravioleta y marca de agua, entre otros. Eso te tomaría un poco de tiempo. Puedes comprar una máquina que pueda realizar todas esas comprobaciones en cuestión de mili segundos y no tener que realizar estas pruebas a cantidades grandes de dinero, billete por billete.

La malicia no es algo que falte en el mundo, sobre todo en la parte económica. Existen estafadores de todo tipo pero existe una clase que todavía cree que se puede aprovechar de la gente con imitaciones de billetes.

La importancia de comprar una de estas máquinas está más que comprobada ya que contrarrestas cualquier intento de pago con billetes e incluso monedas falsas.

Imagina que aceptes un pago de decenas de billetes sin comprobarlos y varios de ellos sean falsos. Eso sería bastante desagradable. Con un detector de billetes falsos puedes estar tranquilo a la hora de recibir pagos.

Si necesitas más información sobre la fabricación de estos billetes puedes ir a la página de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre

Resumen: Los detectores de billetes falsos son cruciales para las personas que manejan grandes cantidades de dinero porque no solo les ayuda a contarlos rápidamente, también comprueba que es real mientras lo cuenta, haciéndolo un asunto de un par de minutos.